Compaginar la vida laboral con la personal, un problema de gravedad para las familias españolas

Compaginar la vida laboral con la personal, un problema de gravedad para las familias españolas

Son muchos los esfuerzos que parecen estar haciéndose por parte de mucha gente para tratar de compaginar de la mejor manera posible la vida laboral y la familiar. Pero no siempre obtienen el resultado que se esperaría de ellos. La verdad es que no está siendo nada fácil conseguir congeniar el trabajo con la familia y eso genera una gran cantidad de estrés y de situaciones traumáticas a muchas familias que no pueden disfrutar de todo el tiempo que les gustaría en unión. Mientras que otros países de la eurozona han implementado técnicas para conseguirlo, en España nos está costando demasiado.

Una noticia que fue publicada en el portal web del diario Expansión lanzaba la pregunta del millón: “¿Cómo compaginar la vida laboral con la familiar?” Lo cierto es que el dato que apunta inmediatamente después del titular es, cuanto menos, significativo. Asegura que solo 1 de cada 9 trabajadores tiene una flexibilidad horaria suficiente como para conseguir este objetivo. Y lo cierto es que es un dato que nos parece bastante triste y que pone de manifiesto que tenemos todavía mucho margen de mejora que implementar si queremos que realmente las familias españolas sean felices.

Pero es que vamos más allá. No es que no estemos mejorando, es que creemos de manera bastante significativa que estamos yendo a peor. Valga como prueba un artículo que fue publicado en el portal web especializado Concilia2. En él, se indica que la conciliación laboral y familiar es más complicada ahora que antes de que llegara la crisis económica en 2008. Ese es un paso atrás demasiado significativo y que dice muchas cosas, que por supuesto son todas malas, de nuestra sociedad. Y es que en este tipo de asuntos es donde tenemos que empezar a trabajar para mejorar la vida de la gente.

A nadie le cabe la menor duda de que compaginar la vida laboral con la familiar es la mejor manera de garantizar un correcto crecimiento y educación de nuestros hijos. También es una manera ideal de hacer posible que nuestros mayores no se encuentren solos y que tengan una manera de escaparse de todos los problemas físicos que puedan llegar a padecer como consecuencia directa del paso de los años. Su felicidad también debe ser el objetivo de sus descendientes y disponer de una flexibilidad horaria en el trabajo es, desde luego, la mejor alternativa para lograrla.

En España son muchas las personas que tienen problemas, a causa de sus horarios de trabajo, para encargarse de sus pequeños o de sus ancianos. Conciliar la vida laboral con la familiar se ha convertido en un auténtico rompecabezas que puede traer consecuencias psicológicas para pequeños y ancianos y hay que poner todos los medios para tratar de evitar situaciones tan problemáticas y tan tristes. Los profesionales de una entidad como lo es Servicio Doméstico Sant Pau nos han comentado que son muchos los problemas que han padecido sus clientes en este sentido y que ese ha sido el motivo por el que han decidido contactar con ellos.

Problemas de gravedad entre niños y ancianos

Ya hemos comentado que son estos dos grandes grupos de población los que sufren las consecuencias de los horarios de trabajo de las personas que, en edad adulta, se encargan de ellos. En el caso de los niños, los principales problemas pueden llegar a ser la falta de afecto con sus padres y madres además de no tener una educación de tanta calidad como podría ser de otra manera. Se trata, por tanto, de un problema grave y que exige soluciones que, además, deben llegar cuanto antes.

Por otra parte, nos encontramos con los ancianos, que en el caso de estar solos pueden desarrollar problemas mayoritariamente psicológicos como lo pueden ser la depresión o la soledad, que les afectan hasta tal punto de querer acabar con sus vidas cuanto antes mejor. Hay que decirlo a las claras: muchas personas mayores se sienten tan solas que se consideran a sí mismas como un estorbo. Y esto es algo que una sociedad como la nuestra no se puede permitir bajo ningún concepto. La experiencia de los mayores es un valor necesario para nuestra sociedad y perderlo es una necedad absoluta.

Por todo esto y por muchas más cosas es necesario que empecemos a encontrar una fórmula para que ni niños ni ancianos estén solos. La contratación de una persona o empresa que se encargue de ellos mientras los cabezas de familia trabajan es una solución que está ahí pero que no lo puede todo. A fin de cuentas, un niño necesita a su padre y a su madre. Y un anciano necesita a su hijo o hija. Porque la felicidad, como seguro que todos y todas sabemos, depende de que nuestros seres queridos estén a nuestro alrededor.