Todo lo que has querido saber sobre el aceite de cáñamo

Todo lo que has querido saber sobre el aceite de cáñamo

Seguro que en las últimas semanas has oído hablar mucho del aceite de cáñamo. Y es que, poco a poco, algunos cultivos de cáñamo comienzan a despuntar en la España vaciada. Una oportunidad de negocio sostenible y rural que pelea con una legislación que mantiene al sector en la línea de salida. Y es que todavía hay mucho vacío sobre este sector, pero lo que está claro es que hablamos de presente y de mucho futuro. Hoy, vamos a conocer todos los datos sobre el aceite de cáñamo.

Lo primero que tiene que quedar claro es que este negocio y la fabricación es legal. Como nos indican desde Aceite CBD, este aceite cumple con la principal premisa legal para que su comercialización sea factible en España y en la mayoría de los países europeos, que la concentración de THC no sobrepase el 0,2%.

Y ahora vamos a conocer más. El óleo de semillas de cáñamo se obtiene por el prensado en frío de las semillas del cáñamo de las variedades de Cannabis sativa sin cantidades significativas de la droga psicoactiva THC. De los brotes y las hojas de la planta de cannabis se hacen, por extracción con solventes, los productos que en inglés se conocen como hash oil y honey oil que tienen alta proporción de THC y no se tienen que confundir con el óleo de las semillas de cáñamo.

Su uso medicinal

Se han hecho muchos estudios científicos que han analizado a profundidad los beneficios del aceite de cáñamo para la salud debido a su alto contenido en cannabinoide. Este es un compuesto orgánico que activa los receptores cannabinoides del cuerpo, que también es utilizado con el fin de aliviar la náusea, la ansiedad, la inflamación y las convulsiones e, incluso, inhibir el crecimiento de las células cancerígenas.

¿Cómo se consume?

En España, según la ley vigente, sólo se puede comercializar el aceite de CBD para uso tópico. Se suele usar aplicándolo directamente en las zonas doloridas o mezclado con cremas y masajeando la zona afectada. En otros muchos países el método más habitual de consumo es por vía oral sublingual al ser el sistema de absorción más rápido. La cantidad fluctúa mucho en función de la fisonomía y dolencias de cada persona, pero una dosis normal suele ser de 4 ó 5 gotas 3 veces al día.

¿Tiene efectos secundarios?

Se han realizado innumerables estudios manejando diferentes dosis y tipos de consumo y no se han detectado efectos secundarios. En cualquier caso, si notas cualquier síntoma adverso, consulta con tu médico.

¿Es natural?

Sí, este aceite se extrae de plantas de cáñamo 100% orgánico y ecológico, no contiene gluten, por tanto, también es apto para celíacos, está libre de transgénicos, está libre de THC, no se testa en animales, contiene Omega 3 y es 100% fabricado en España. El proceso de extracción también es totalmente ecológico y no genera ningún residuo nocivo.

¿Es adecuado para mi dolencia?

Si tenemos en cuenta que el aceite de CBD es un producto inocuo que no tiene contraindicaciones demostradas ni efectos secundarios, la mayoría de los consumidores se animan a probarlo porque les ayuda a mejorar su calidad de vida en función de su trastorno o dolencia sin consecuencia alguna. Nuestro consejo es que experimentes por ti mismo y, si tienes cualquier duda al respecto, lo consultes con tu médico para tu absoluta tranquilidad.

¿Coloca este aceite?

Rotundamente no, que el índice de concentración de THC no sobrepase el 0,2% implica que no exista efecto psicotrópico alguno.

¿Puedo dar positivo en un test?

No, porque este aceite no contiene THC que es el principio activo que se busca en ese tipo de test. Así que puedes ir tranquilo al trabajo o cuando te paren para hacer un control de carretera.

¿Cómo se conserva?

Lo ideal para que las condiciones externas no alteren las propiedades del producto es que lo mantengas en un lugar seco, fresco y sin exposición a la luz. También puedes guardarlo en el frigorífico donde se mantendrá por mucho más tiempo, aunque es posible que veas que su aspecto se vuelve más viscoso, si esto ocurre, simplemente déjalo fuera un rato para que se atempere y volverá a su estado natural sin perder propiedades ni eficacia.

¿Qué te parecen ahora el aceite de cáñamo? La verdad es que es una solución natural que cada vez tiene más adeptos entre nosotros. Ahora solo falta que la legislación vaya al ritmo que la mentalidad de la sociedad para que pueda convivir entre nosotros.