Cuida tu salud

Controla tu peso

La obesidad, un problema de calado en la sociedad española que tiene solución

Podemos enumerar muchas de las preocupaciones que asolan la mente de los españoles y de las españolas. El Instituto Nacional de Estadística se encarga de realizar informes preciosos y precisos que alertan sobre la preocupación que despiertan en nuestra sociedad temas como la corrupción, el terrorismo, la escasez de trabajo o la precariedad laboral. Pero, ¿qué hay de las preocupaciones propias, las que no nos afectan como un colectivo sino que lo hacen de manera individual? Sigue leyendo

Vivir con sobrepeso. Un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo

A pesar de las campañas que se hacen últimamente a favor de la gordura, lo cierto, es que el sobrepeso puede convertirse en un serio problema de obesidad, con terribles consecuencias para la salud, como por ejemplo, problemas cardiovasculares, hipertensión, colesterol, triglicéridos, trombofilia, apnea, insuficiencia renal, diabetes, etc. Pero también puede afectar gravemente a la salud mental, favoreciendo la aparición de procesos depresivos, ansiedad, angustia, inseguridad, etc… Porque unos quilos de más ni implican ningún riesgo, pero el sobrepeso, más allá de un problema estético, es un problema de salud. Sigue leyendo

Pérdida de peso y efecto rebote

El consumo y las necesidades energéticas de nuestro cuerpo aumentan con el ejercicio físico. Perdemos peso cuando aumenta la actividad física mientras que mantenemos la misma ingesta de alimentos que cuando no entrenábamos, ya que entonces el cuerpo echa mano de las reservas que nos sobran y que corresponden al peso que queremos perder, formado por grasas.

Si con el ejercicio aumenta la ingesta de alimentos, no perderemos el peso deseado. Sigue leyendo

Dietas equilibradas para una vida mucho más sana

Chicken Salami

La mayoría de las personas que acuden a un nutricionista lo hacen buscando dietas para contraatacar su obesidad o porque su médico les ha aconsejado que vayan debido a alguna afección que puedan padecer pero hay que empezar a cambiar esa manera de pensar en nuestra sociedad y darnos cuenta de que el nutricionista también puede ayudarnos a prevenir enfermedades de todo tipo y, por supuesto, una posible futura obesidad.

Si en nuestra familiar hay antecedentes de hipertensión lo que debemos hacer es intentar controlar el consumo de sal por ejemplo, entre otras cosas como la cafeína, pero ¿sabemos hacerlo realmente? ¿Sabemos cómo debemos controlar ese consumo y lo que sí debemos tomar para que nos ayude a contrarrestar la… Sigue leyendo

Cirugía contra el sobrepeso

La Organización Mundial para la Salud (OMS), organismo dependiente de la Organización de Naciones Unidas (ONU), define obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”. Para calcular la obesidad de una persona, se emplea como baremo el índice de masa corporal (IMC), una magnitud extraída de la relación entre el peso y la talla del individuo y que se calcula mediante la división del peso de una persona, expresado en kilogramos, entre su altura en metros elevada al cuadrado (kg/m2).

De este modo, si el resultado obtenido es igual o superior a 25, el índice de masa corporal revela que dicha persona padece sobrepeso; es decir, que, por diversas razones, su peso supera el ideal que marcarían los cánones en proporción con su altura. En cambio, si este resultado es igual o superior a 30, la conclusión es que dicha persona padece obesidad.

Aunque es tan solo un dato orientativo, puesto que al tratarse de un patrón estandarizado los resultados de cada cálculo deben confrontarse con las características físicas del individuo sometido al estudio, el índice de masa corporal ofrece una herramienta válida para denotar la presencia probable de hábitos alimenticios o vitales que deben corregirse. 

Entre las principales causas que provocan la aparición del sobrepeso y la obesidad, sostiene la OMS, se encuentra “el desequilibrio entre calorías consumidas y gastadas”. En el origen de este desajuste podemos encontrar motivos como el incremento en la ingesta de alimentos hipercalóricos, fuente de un exceso de grasas, sales y azúcares y, por el contrario, escasa cantidad de vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales. Otro factor a tener en cuenta es el del incremento de los modos de vida sedentarios entre la población de las sociedades occidentales, fruto de la extensión de los hábitats urbanos, el empleo de vehículos a motor como forma exclusiva de desplazamiento y en el tipo de condiciones de trabajo más frecuentes entre la población; todos ellos ignorados en demasiadas ocasiones por los organismos estatales y supraestatales competentes en materia de salud, educación y alimentación.

 

La epidemia del siglo XXI

No obstante, esta tendencia a no hacer frente a la obesidad como si de una epidemia de salud pública se tratase -en 2008, más de 200 millones de hombres y cerca de 300 millones de mujeres eran obesos; en 2010, más de 40 millones de niños menores de cinco años ya sufrían sobrepeso-, puede derivar, y de hecho lo está haciendo ya, en consecuencias dramáticas para la sociedad. Las consecuencias más comunes del sobrepeso y la obesidad en la salud humana son el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía y los accidentes cerebrovasculares –una de las principales causas de defunción en los países occidentales-, la diabetes, patologías en el aparato locomotor (la temida osteoartritis en las articulaciones, fundamentalmente) y distintas tipologías de cáncer como el cáncer de mama, el cáncer de endometrio y el cáncer de colon, una de las variantes más mortíferos de la enfermedad.

Cuanto mayor sea el índice de masa corporal de la persona, mayor será el riesgo de que contraiga estas enfermedades. En el caso de los niños, la obesidad es la antesala de todos estos graves problemas médicos, además de casos de muerte prematura, discapacidades diversas en la edad adulta, dificultades respiratorias, fragilidad ósea, hipertensión y ciertos tipos de desequilibrios psicológicos.

 

¿Cómo deshacerse de la obesidad?

Cirugía contra el sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad son desórdenes fácilmente prevenibles, ya que la solución al problema se encuentra en manos del propio individuo. La medida prioritaria es, obviamente, una elección más saludable en los hábitos de vida. Ello implica una ingesta de alimentos racional y equilibrada –o sea, con un control de las necesidades del organismo y la supresión de excesos de elementos nocivos- y la realización de actividad física de manera comprometida, constante y sostenida en el tiempo.

Dentro de este orden de cosas se incluye, a grandes rasgos, una dieta fundamentada en la reducción de la ingesta de las perniciosas grasas y azúcares, así como el incremento en el consumo de frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Además, la ciencia médica ofrece también soluciones clínicas y quirúrgicas a tal efecto. El cirujano Marcos Vricella, director del servicio de cirugía estética de la Clínica Artestética de Albacete, uno de los más destacados cirujanos plásticos en nuestro país, con años de experiencia en centros de Gran Bretaña y España, propone medidas radicales contra los problemas médicos y estéticos de la obesidad como la sonda nasogástrica, el balón intragástrico, la banda gástrica, el by pass estomacal, la microliposucción o la cirugía reconstructiva. Por supuesto, dada su agresividad, se trata de procedimientos determinados por un estudio y un diagnóstico facultativo previo. Sigue leyendo

Metabolismo: ¿mito o realidad?

Cuántas veces hemos justificado nuestro sobrepeso alegando que se debe al metabolismo de nuestro cuerpo y nos han respondido con el ofensivo tópico: “En el Tercer Mundo no hay gordos”. Este pensamiento hace pensar que eso del metabolismo es un cuento con el que calmar la conciencia ante nuestra dificultad para adelgazar. Pero nada está más lejos de la realidad.

El metabolismo hace referencia a la capacidad del organismo para transformar sustancias activas en no activas a través de reacciones bioquímicas, es decir, convertir lo que comemos en todo aquello que necesitamos para la supervivencia: crecer, reproducirse, mantener las estructuras corporales, relacionarnos con el medio que nos rodea… Sigue leyendo

Las enfermedades cardiovasculares

Todas las enfermedades cardiovasculares están vinculadas entre sí. El punto común es la arteriosclerosis o enfermedades relacionadas con las arterias.

Es una mal común que afecta a muchos países, tanto que, por ejemplo, en Estados Unidos la tasa de muerte por esta causa es superior a la del cáncer (1 de cada 3 personas). Y esto se puede aplicar al resto de Europa. Sigue leyendo