Cómo favorece la meditación a la pérdida de peso

Cómo favorece la meditación a la pérdida de peso

Una de las enfermedades más comunes de la sociedad del S. XXI es la ansiedad, que es definida como una respuesta de anticipación involuntaria del organismo frente a estímulos que pueden ser externos o internos, tales como pensamientos, ideas, imágenes, etc., que son percibidos por el individuo como amenazantes y/o peligrosos.

El ritmo de vida que llevamos nos fuerza a ello, ya que constantemente estamos sometidos a presiones externas que provienen del trabajo, la familia, los amigos y uno mismo, que nos esfuerzan a pensar todo el rato en las posibles posibilidades de lo que puede o no pasar.

Lo que es importante destacar es que los altos niveles de ansiedad pueden reducirse sustancialmente, pero el problema es que no nos enseñan cómo hacerlo. Y si, nos dicen que el deporte es bueno, que hay que mirar el día a día, pero no nos enseñan como aplicar todo esto a nuestra vida diaria.

Por suerte, en la sociedad actual está surgiendo una gran moda del denominado mindfulness, que no es ni más ni menos un término que se refiere a tener calma mental. Esta calma mental se puede obtener por varias vías, siendo las principales el ejercicio y entrenar la mente.

La mente se puede entrenar mediante cursos que nos ayudan a vivir el presente y a mantener la mente alejada del pasado y el futuro, también hay libros que nos pueden iluminar en este sentido. El coaching es una buena vía para aprender esto, si bien lo importante es tener voluntad de cambiar, sino se producirá una discordancia que no ayuda a cambiar.

Puedes encontrar a lo largo de España escuelas de meditación que enseñan a vivir el presente. Inspirare es una escuela de meditación y un espacio de psicoterapia integral en Málaga cuya misión es el amor, la verdad y la belleza al servicio del crecimiento y del desarrollo consciente y armónico, tanto personal como colectivo.

El cuerpo puede ejercitarse de muchas maneras, y nos han enseñado los deportes tradicionales como el fútbol, el baloncesto o el running. Estos deportes vienen muy bien para liberar estrés, pero son bastante duros con nuestro cuerpo y suelen derivar en lesiones tras una práctica muy extendida.

En cambio, el yoga se erige como un deporte que se basa en estiramientos que beneficia a la flexibilidad, posición de la espalda y salud en general. Es bien conocido la cantidad de beneficios físicos y mentales que tiene el yoga, pero lo que no es tan conocido es que puede ayudarte a controlar y reducir tu peso.

Los beneficios te pueden ayudar a perder peso

La meditación es una excelente técnica de relajación que puede ser de gran ayuda en un tratamiento para adelgazar o mantener el peso adecuado. Esto se debe a que la meditación aumenta tu estado de conciencia y disminuye las probabilidades de entregarte a comer por las emociones. Además, te permite estar más atento a lo que haces y te vuelve mucho más de tu toma de decisiones.

Por ejemplo, si analizas sobre cómo reacciona tu cuerpo cuando consumes una comida rica en grasa o cuando ingieres comida en exceso, descubrirás que te sientes adormecido, con flojera y que tu pensamiento se vuelve algo confuso. entro de la meditación, puedes recurrir a esta técnica (visualización), que utiliza la imaginación para influir sobre los procesos fisiológicos. De acuerdo con los expertos en visualización, al mirarse en el espejo, se va desarrollando un sentimiento de bienestar que te ayuda a estar mejor contigo mismo.

Algunos especialistas sugieren que, si no se cuenta con tiempo suficiente para hacer ejercicio o seguir al pie de la letra un régimen alimenticio, se puede recurrir al poder de la mente.

Cuando diriges tus pensamientos en forma adecuada, serás capaz de hacer decrecer el deseo de alimentos y dar respuestas al control glandular. Y es que existen áreas específicas en el cerebro que controlan la manera de metabolizar los alimentos. Muchas de ellas están siendo estudiadas por los médicos, pero se sabe que las funciones glandulares son controladas por la mente.

Por tanto, si controlas tu mente, puedes manejar tus funciones glandulares. La meditación en la vida cotidiana requiere de tiempo, fe en lo que haces y ser constante.

Cuando la visualización la haces parte de tu rutina diaria, descubrirás que podrás enfrentar mucho mejor cualquier situación estresante, incluso las que están directamente relacionadas con la tentación de caer ante los alimentos que son poco convenientes para tu salud.