Dietas equilibradas para una vida mucho más sana

Dietas equilibradas para una vida mucho más sana

Chicken Salami

La mayoría de las personas que acuden a un nutricionista lo hacen buscando dietas para contraatacar su obesidad o porque su médico les ha aconsejado que vayan debido a alguna afección que puedan padecer pero hay que empezar a cambiar esa manera de pensar en nuestra sociedad y darnos cuenta de que el nutricionista también puede ayudarnos a prevenir enfermedades de todo tipo y, por supuesto, una posible futura obesidad.

Si en nuestra familiar hay antecedentes de hipertensión lo que debemos hacer es intentar controlar el consumo de sal por ejemplo, entre otras cosas como la cafeína, pero ¿sabemos hacerlo realmente? ¿Sabemos cómo debemos controlar ese consumo y lo que sí debemos tomar para que nos ayude a contrarrestar la pérdida? Yo creo que la mayoría de nosotros no sabemos y algunas veces somos muy valientes haciéndonos nuestras propias dietas cuando no tenemos ni la más remota idea, por mucho que miremos por internet, de lo que realmente necesitamos.

Nueva Linea son un gabinete médico de obesidad donde no sólo tratan a personas afectadas por esta enfermedad global del siglo XXI sino que también ayudan a prevenirla con diferentes y equilibradas dietas adaptadas a cada paciente en concreto. Yo misma estuve buscando un nutricionista en Badajoz que me ayudara a prevenir una obesidad que podría tener sino me cuidaba teniendo en cuenta los antecedentes familiares que tengo y la verdad es que quedé encantada con Nueva Linea.

Lo que no podemos hacer es dejarnos llevar y pasar del tema porque “ya lo haré” en otro momento o “ya me pondré en serio” más adelante, como muchos nos decimos a nosotros mismos o al menos pensamos a menudo y luego pretender que, de buena a primeras y poco tiempo, un nutricionista obre milagros.

Hay algunas personas que hasta pretender conseguir las cosas sin esfuerzos. Recuerdo un tío mío que pesaba más de cien kilos y sólo cuando el médico le diagnosticó una cardiopatía decidió ir enserio a un nutricionista para perder peso inmediatamente y ¿sabéis qué me decía cuando le preguntaba cómo lo estaba llevando? Pues que la dieta era muy estricta, que no podía comer nada rico en toda la semana y que no podía ni oler una patata frita, lo cual para él era un auténtico suplicio.

Obviamente yo me callaba todo lo que pensaba porque encima de que lo estaba pasando mal lo que menos necesitaba el hombre era que yo le dijese unas cuantas verdades como puños pero muchas veces he tenido que morderme la lengua por no decirle que él era el único culpable de haber llegado a tal extremos y que sólo era por su culpa por lo que ahora esa dieta que le habían puesto tenía que ser tan estricta como él me decía que era, aunque había que verlo porque no creo que lo fuese tanto como me planteaba a veces.

Está claro que cada uno puede hacer lo que le dé la gana y que por mucho que los demás les digamos cosas tienen que ser ellos mismos los que se den cuenta y decidan hacer algo al respecto para que realmente funcione una dieta porque de cualquier otro modo, caerá en saco roto.

Deja un comentario