Cuida tu salud

Las naranjas reducen hasta un 33% el riesgo de padecer un infarto

Cada día nacen nuevos avances que nos hacen tener más esperanza con respecto a la mayoría de enfermedades y las coronarias, o enfermedades del corazón, no son diferentes. Sin embargo, a veces las buenas noticias no vienen de la mano de inventos o creaciones, sino de la propia naturaleza: productos que están ahí y que no sabíamos que aportaban tantos beneficios. Eso es lo que nos ha pasado en estos últimos meses con las naranjas.

Esta sabrosa fruta, que muchos toman en zumos y otros a gajos, es famosa por la cantidad de vitamina C que contiene así como por sus antioxidantes pero lo que desconocíamos es que también es muy buena para combatir las enfermedades de corazón.

Este es el último hallazgo que ha removido el sector de la medicina y que muchos pacientes se están aplicando a día de hoy tras conocer la buena noticia: El consumo diario de manzanas o naranjas reduce el riesgo de infarto e ictus.

Un nuevo estudio muestra que comer 100 gramos diarios de fruta fresca se asocia con una reducción del 33% de la mortalidad cardiovascular. Ahora bien, como en todo, cuanta mayor calidad tenga esa fruta mucho mejor.  En el caso de las naranjas podríamos hablar de agricultura ecológica o de cultivos sin químicos y por eso, desde Cardio Protegida, os recomendamos la fruta de naranjasaldia.es, una empresa vende y distribuye naranjas 100% naturales que te envía el producto en 24horas tras haber realizado el pedido.

shutterstock_213950560reducida

El estudio

Por lo visto, investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) confirman que el consumo de fruta conlleva una disminución muy significativa de la mortalidad cardiovascular, muy especialmente por un infarto de miocardio o un ictus. El estudio asegura que el consumo diario de 100 gramos de fruta, principalmente naranjas y manzanas, se puede asociar directamente con una reducción de hasta un 33% del riesgo de mortalidad a casusa de enfermedad cardiovascular, lo cual es una gran cifra.

Chica es uno de los países donde menos fruta se consume anualmente por persona y los expertos han demostrado repetidamente que el bajo consumo de fruta es una de las principales causas de muerte prematura en este país. Fue por eso por lo que se seleccionó a un porcentaje representativo de su población con el fin de hacerles un seguimiento durante 7 años y ver así los efectos que se producían en su cuerpo al incluir, de pronto, la fruta entre su dieta.

Dicha investigación fue todo un éxito y el consumo de fruta que se realizó fue, principalmente, de naranjas y manzanas, algo a lo que toda la población puede acceder, o casi toda. Sin embargo, como ya anunciábamos, esa fruta ha de ser fresca, no procesada, que es la fruta que más se consume en muchos hogares europeos. Esto también viene a demostrar que no es lo mismo comer una fruta que otra, ni de una calidad que de otra. La fruta fresca, sin procesar, sin químicos y 100% natural, además de ser más sana, aporta mayores beneficios para nuestro organismo así que merece la pena acceder a ella aunque tenga un precio un poco más elevado.