Cuida tu salud

Tiempo para hacer deporte

Hace unos años ya que los médicos y especialistas vienen “recetando” ejercicio y ciertas actividades para mejorar el estado de salud de sus pacientes, algo que no demasiados se toman enserio pero que podría ser la solución a muchos de sus problemas. Actualmente, la tendencia a hacer deporte y cuidar nuestra salud va en aumento, lo cual es muy positivo, pero aún estamos a la cola de Europa en este sentido. Yo, como recién jubilado, he tomado cartas en el asunto y para empezar me voy a mudar a un clima más soleado y tranquilo que el que tengo en Madrid diariamente.

Tras poner en venta mi casa en el idílico emplazamiento del Paseo de la Castellana me puse en contacto con romerplaya.es, una inmobiliaria especializada en la compra/venta de inmuebles en la costa levantina y a día de hoy puedo decir que he adquirido un bonito apartamento en la costa de Denia para disfrutar, en los años que me quedan de pisar la tierra con ambos pies, del sol del mediterráneo y de la posibilidad de realizar cientos de actividades que nos ofrece el clima de esta zona española.

El apartamento no estaba nada mal, muy bien cuidado y no necesitaba demasiada reforma. Lo único que hice fue ponerme en contacto con mipintor.net para adecentar un poco el físico de las estancias: blanco impoluto en el salón, un poco de color para la habitación de invitados por si vienen este verán a visitarme los nietos y una mano de pintura en el pasillo y el dormitorio principal, pero por lo demás, perfecto.

shutterstock_398317228reducida

La costa del levante español

Vivir en la costa ofrece al jubilado muchísimas más posibilidades que vivir en el interior y, al mismo tiempo, mucha más tranquilidad. Mi mujer ya se ha apuntado a dos grupos diferentes, uno de manualidades y otro para hacer taichí en la playa. A mí eso de los grupos no me llama demasiado pero mi intención es salir todos los días a pasear por el paseo de la playa, al menos durante una hora, y cuando coja un poco de ritmo intentaré caminar por la orilla y la arena, para trabajar un poco más con las rodillas y mejorar la circulación de mis piernas.

Hace unos años, cuando mi médico de cabecera me decía que necesitaba hacer ejercicio, a mí me entraban ganas de reír, no porque no fuera cierta su afirmación, que lo era, sino porque tener tiempo para hacer deporte era completamente imposible. Me pasaba el día en la oficina, de sol a sol, y cuando pisaba la calzada tras la jornada laboral ya no había apenas luz suficiente como para hacer ninguna actividad al aire libre. Luego llevaba el fin de semana y entre dedicarle algo de tiempo a la familia y descansar un poco (que eso también hace falta de vez en cuando) se pasaban las 48 horas volando y de nuevo llegaba el lunes.  Por eso, a pesar de saber y ser conscientes de que la “receta” de hacer ejercicio es, probablemente, la más saludable y a la que mayor provecho podemos llegar a sacar, también es totalmente real el problema del tiempo, del estrés de la vida que llevamos en esta sociedad donde parar quieto un momento parece estar mal visto y donde dedicarte un poco de tiempo a ti mismo puede verse como algo egoísta.

Personalmente espero que ahora, en la costa alicantina, todo lo que no he podido hacer hasta ahora sea posible y aunque soy consciente de que no todos los jubilados pueden imitar mi comportamiento me gustaría recomendar a todo aquel que pueda permitírselo, que vendan su casa en las grandes ciudades y que, ahora que ya no dependen de un horario laboral, adquieran una vivienda en el campo, en la costa o en un pueblo tranquilo y empiecen a vivir lo que hasta ahora no han podido.