Cuida tu salud

Buenos hábitos

El sexo en enfermos cardiovasculares

El sexo es una práctica importante en la vida, hasta el punto de que la falta de actividad sexual se relaciona con las sensaciones de ansiedad y depresión.

Aun así, no todos los enfermos cardiovasculares pueden practicarlo, pero sí la mayoría. Un enfermo estable puede mantener relaciones sexuales sin que suponga un riesgo alguno para su salud. De hecho, el sexo aporta una mayor calidad de vida y es absolutamente necesario en la vida de pareja, aunque muchos enfermos evitan la práctica por miedo a sufrir algún ataque.

En realidad, el riesgo de padecer afecciones cardiacas durante el sexo es muy reducido, aunque tampoco es cuestión de que ante la buena noticia acudamos corriendo a una tienda de juguetes para adultos, como Cambia de Postura o Comercial Apra, para proveernos de condones a granel. Sigue leyendo

¿Correr o caminar?

A la pregunta de qué es mejor, si correr o caminar, la verdad es que no podemos ofrecer una respuesta única. Como diría un gallego, “depende”, en este caso, de los objetivos que se tengan.

Ambos ejercicios tienen sus ventajas e inconvenientes, pero la elección de la práctica está influida por las preferencias del deportista y su condición física. Sigue leyendo

Practica ejercicio con el mínimo esfuerzo

Hace unos días vi en televisión un anuncio de un banco que venía a decir algo así como que todos deseamos tener ahorros, pero que lo que nos quita el sueño es realmente el ahorrar. Pues con el deporte pasa algo similar: todos queremos tener un cuerpo de estrella de cine, una figura increíble, tonificada o, por qué no, musculosa incluso. Pero esos resultados requieren de mucho esfuerzo y constancia, que no siempre sabemos de dónde sacar. Y en caso de que esto no sea un problema para nosotros, a veces las prisas del día a día o las miles de tareas pendientes nos privan de otro importante factor: el tiempo. Sigue leyendo

Comer despacio

Los principios básicos de una buena dieta consisten no en lo que comemos sino en cómo lo hacemos.

Hacer cinco comidas al día y comer lento son dos grandes claves que nos ayudarán a no ganar peso de más comiendo exactamente lo mismo.

Las cinco comidas al día tienen su razón de ser en dos motivos: Sigue leyendo